Un ataque olvidado

Un día como hoy 10 de febrero de 1828 ocurrió una batalla naval entre barcos de la naciente República Mexicana y las de España, cerca de Mariel en la Isla de Cuba.
Sorprendente es saber, que esta vez México no fue víctima de una invasión por parte de alguna potencia extranjera como cuentan siempre en los libros de la historia oficialista, no, esta vez fue México el agresor, que bajo la órdenes del capitán “mexicanísimo” Henry Porter decidieron invadir Cuba y expulsar de ahí a los españoles. Sí, suena increíble que México se ataque a sí mismo pues Cuba perteneció durante 300 años al Virreinato de la Nueva España, pero por extrañas razones no fue contemplada por Iturbide en su invención del “Imperio Mexicano” ni a las Filipinas, dejando ambas naciones huérfanas a la sazón y condenadas después para ser invadidas por las fuerzas de la Revolución Francesa volviéndose un obstáculo para la masónica República Mexicana, es decir de los Estados Unidos, pues sus intereses son los mismos.
Un día como hoy, codo con codo los capitanes estadounidenses usando la bandera tricolor vuelcan sus iras contra la Madre Patria y ansiosos los traidores en adoptar después a los gringos como padres desnaturalizados en los atinados términos de Juan Manuel de Prada (Ángulo Oscuro “El muro de Trump” ABC 30 de enero del 2017). Por fortuna el triunfo de la batalla fue para España; pero era sólo cuestión de tiempo, Cuba se convirtió en una Osgiliath usando la analogía del mundo de Tolkien, cayendo después en manos primero de los Uruk-hai norteamericanos y después en las de los orcos comunistas.
Hoy, mientras tanto, acá en México esperan que con trompetas de mariachi se derriben las nuevas murallas de Jericó, y siguen en espera del Mesías cuando ya crucificaron su Patria. Unidos nacionalistas, conservadores, progresistas, liberales, izquierda y derecha todos bajo una bandera hipócritamente para reprochar a Trump por el muro, necesitan fortalecer los mitos nacionales pues esa es su “legitimidad” para reforzar además la idolatría del Estado.
Quienes coloquen su bandera en el guasá y en las redes sociales, además de la inutilidad de ese medio de protesta, recuerden que un día como hoy, Estados Unidos y México combatieron bajo una misma bandera para tratar de dar el tiro de gracia a la Comunidad Política Hispánica.
Tomemos conciencia de lo que somos, distingamos al verdadero enemigo, luchemos por la Segunda Encarnación y la Reunificación.

¡Dios, Patria, Fueros y Rey!

virreinato-de-nueva-espana0031

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s